Trebisonda, un viaje en el tiempo

En el norte de Turquía, rodeada por el Mar Negro y por las altísimas montañas de los Alpes Pónticos, hay una ciudad con personalidad propia, fruto de los pueblos que la han habitado a lo largo de los siglos. Esta es la herencia que llevan sus descendientes, los actuales habitantes de Trebisonda. Cualquier callejón nos puede llevar a la sorpresa de un viaje en el tiempo, como este colchonero procesando algodón.

Colchonero procesando algodón
Colchonero procesando lana en Trebisonda

La ruta argonáutica: una travesía entre dos mares.

El periplo argonáutico comienza cuando la nave Argo zarpa de un puerto cercano a la actual ciudad de Vοlos, en la región de Tesalia. La primera escala la hace en la isla de Lemnos de donde sale para ir a Samotracia y más tarde hacia el Asia Menor. Navegando por el mar Egeo, cruza el estrecho de los Dardanelos, para luego bordear la actual costa norte de Turquía por el Mar Negro, hasta llegar a la actual Georgia (Cólquida). Jasón había embarcado para recuperar el vellocino de oro en una aventura más allá del mar cercano, el Egeo, por el llamado con sarcasmo por los griegos «Mar hospitalario», el actual Mar Negro.

El relato de las Argonáuticas fue escrito por Apolonio de Rodas el S. III a.n.e. Describe las aventuras de Jasón, un héroe de una generación anterior a la de la guerra de Troya. Como todo viaje iniciático, Jasón y sus compañeros tendrán que hacer frente a un montón de pruebas hasta llegar a su destino.

Mapa francés del siglo XVIII mostrando una de las posibles rutas del Argo.

Mapa de la ruta argonáutica