Voces de Turquía al borde del Mar Negro

Santa Sofia en Trebisonda
Ayasofya (Santa Sofia) en Trebisonda

¿Habéis oído hablar del Mar Negro? ¿qué esconde? Entre todos los países que lo rodean, la curiosidad me llevó al norte de Turquía. Ente Georgia y Estambul, culturas milenarias ha ido dejando su poso sobre la tierra: en los monumentos, las tradiciones, el habla, las personas. En la zona de Trabzon, Trebisonda para nosotros, la tierra bordea el mar como una lengua fina antes de encaramarse hacia las altas montañas de los Alpes Pónticos. Este fenómeno geológico ha tenido una enorme importancia en la historia de la región y el carácter de su habitantes. El muro natural al lado de la costa ha protegido y aislado los pueblos y ciudades. Los pasos de montaña, controlados por torres y castillos, han sido atravesados por caravanas de la rama de la Ruta de la Seda que, en Trebisonda, seguía por mar hacia el Bósforo hasta Venecia.

Barrio tradicional cerca del Museo de Chora (Kariye)
Barrio tradicional cerca del Museo de Chora (Kariye)

Teniendo como base la antigua Trapezunta bizantina, recorreremos montañas y valles durante el día, para disfrutar más tarde de esta ciudad llena de vitalidad, mezcla de modernidad y tradición.

El viaje nos llevará después a «La Ciudad», origen del nombre de la capital Estambul «εις την πόλη» (is tin poli) en griego. Veremos parte de la antigua muralla bizantina y pasearemos por los barrios de Fener y Balat, donde se mezclan las distintas comunidades con varios edificios emblemáticos de su pasado común. Al otro lado del «Cuerno de Oro», la lengua de mar que separa dos mundos distintos, descubriremos las historias que se esconden por las callejones donde el pasado se difumina entre bares y tiendas modernas.

En el tiempo libre tendremos tiempo de conocer museos y palacios otomanos, navegar por las aguas del Bósforo y asistir al tradicional baile de los derviches.